"Sa Comuna de Bunyola" (12 de junio de 2004)

Subida por el "camí d'es Grau" y regreso por "sa Coma d'en Buscante"

 

El municipio de Bunyola se encuentra en la isla de Mallorca, al pie de la sierra d'Alfábia, en la vertiente mas meridional de la sierra de Tramuntana. La extensión de su término municipal es de 8.414 hectáreas y consta de una población aproximada de unos 5.000 habitantes. Limita al sur con Palma y Marratxí, al este con Santa Maria del Camí y Alarò, con Escorca y Sóller al norte y con Deià y Valldemossa al oeste. Alberga una de las zonas boscosas más extensas de la isla: "El bosque de Sa Comuna", de propiedad municipal y con una extensión de 1.111 hectáreas que ocupan un área montañosa que culmina en el "Penyal de l'Honor", de 819 metros de altura. Zona cubierta de pinos y encinas que en el pasado fue la principal fuente de leña, carbón y caza para los vecinos de la localidad.

Descripción del itinerario:

Para iniciar esta excursión, hemos llegado en coche hasta dentro del pueblo de Bunyola, dejándolo en los alrededores de la iglesia. Para orientarnos nos debemos situar en la calle principal del pueblo, en frente de la Iglesia, mirando hacia la otra acera y a unos 30 metros a la derecha, empieza la calle "Mare de Deu de la Neu", que es una calle que asciende en dirección contraria a la iglesia. Poco después esta calle se convierte en una calle de escaleras empedradas que sigue ascendiendo.

Saldremos de la Iglesia La calle se convierte en escaleras
El tramo de calle de las escaleras, se llama "Carrer de la Lluna", y seguimos subiendo hasta encontrarnos con otra calle a la derecha escalonada que se llama "Carrer del Sol", la cual debemos coger, y seguir subiendo, hasta encontrar la calle de la parte más alta del pueblo que es el "Carrer d'Orient"
El "Carrer del Sol" asciende en tramos escalonados y escaleras de escalones cortos, entre varias revueltas, ofreciéndonos diversas vistas panorámicas del pueblo y su entorno. "Carrer de la Lluna" "Carrer del Sol"
Una vez de llega al "Carrer d'Orient", hay que cogerlo en dirección a la derecha, durante un tramo  no muy largo y pronto nos encontraremos  en el inicio del "Carreró de Sa Comuna" con un indicador de madera que nos señala "Sa Comuna" y "Camí d'es Grau" Vistas desde "Carrer del Sol" Siempre subiendo
Llegada al "Carrer d'Orient" Empieza el "Carreró de Sa Comuna"
El "Carreró de Sa Comuna" empieza de una forma bien empinada, aunque una vez dejas atrás la ultima casa, se suaviza y empieza a discurrir de una forma más suave. Pronto se encuentra la primera indicación que nos señala el "Camí d'es Grau" y "Sa Comuna", el cual seguiremos.
  Empieza de una forma muy empinada Todo el camino está bastante bien señalizado
Al dejar el pueblo, tenemos enfrente el "Puig de Sa Figuera" y el camino se convierte en un camino llano sin asfaltar que transcurre por una zona con algunas fincas a cada lado.
"Puig de Sa Figuera" El camino se suaviza
Pronto nos encontramos con otra indicación que nos señala hacía el "Camí d'es Grau" y "Cas Garriguer", el cual se desvía hacía la izquierda, en ligero ascenso, donde debemos abandonar el camino que llevábamos.
  Debemos tomar el "Camí d'es Grau" y de "Cas Garriguer" Nos desviaremos por el camino de arriba
El camino pronto se convierte en un caminito que se interna en el bosque, con indicaciones de madera que nos señalan el camino a seguir. A partir de aquí el camino asciende por un bosque de pino y encina.
  El camino está señalizado Asciende por el bosque
Pronto nos encontramos con algunos restos de antiguos elementos representativos de los recursos que se utilizaban para aprovechamiento de este inmenso bosque. Algunos de ellos están señalizados por los organismos competentes, seguramente para cuando realizan excursiones las escuelas. Nos encontramos con "Forns de Cal", "Sitjes", "Aljubs".
Horno de Cal Indicador de Recurso
  Diversos indicadores de recursos acompañan el camino
A medida que dejamos atrás estos recursos señalizados, aunque después encontraremos más, sin señalizar, seguimos por el bosque, entre parajes tranquilos y de buen andar, perfectamente señalizados.
  "Aljub" (Aljibe) No faltan los indicadores
Hay puntos en que la ascensión se hace un poco dura, y necesitamos detenernos un poco para tomar aliento.
  El camino empedrado asciende Hay que tomar resuello
De vez en cuando aparecen vistas preciosas, y no faltan tramos del camino donde poder admirar el trabajo que los "margers" han realizado en el camino
Hay vistas muy bonitas El trabajo de los "Margers" en los caminos
Hay parajes del bosque que son tranquilos y a la sombra del sol que hace fuera y nos amparan del calor. Pronto nos encontramos un nuevo indicador que nos señala que el camino no conduce a "Cas Garriguer".
El paraje del bosque es tranquilo Hay que seguir hacia "Cas Garriger"
Después de  un ligero descenso, nos encontramos con una señal que nos avisa de un mirador. Nos desviamos unos metros del camino para llegarnos hasta el mismo y desde allí nos encontramos con una espectacular vista del "Penyal de l'Honor" y de la "Serra d'Alfabia"
  Nos desviamos un momento hacia el mirador El "Penyal de l'Honor" y la "Serra d'Alfabia"
Una vez reemprendemos el camino, cambiamos de vertiente en la montaña y, ahora ya descendente, nos volvemos a encontrar con más restos de "Sitjes" y "Forns de Cal", hasta llegar a un cruce de tres caminos, con un indicador. Nosotros cogimos el que señalaba hacía "Cas Garriguer"
  Un cruce de tres caminos Cogemos el de "Cas Garriguer"
Después de pasar por un espeso bosque de encinas, con parajes propios de cuentos de hadas y enanitos, nos encontramos con un nuevo indicador. Después de un rato de seguir por el camino, nos encontramos con uno de estos inconfundibles depósitos que tienen en el monte los servicios contra incendios forestales.
  Los parajes son dignos de un cuento de hadas y enanitos Un depósito para la lucha contra los incendios
Poco después nos encontramos con un nuevo cruce de tres caminos. El que une el "Camí d'es Grau", con la carretera de "Sa Comuna" y el camino de ascensión al "Penyal de l'Honor", el techo de "Sa Comuna" con sus 819 metros de altitud. A partir de aquí tomaremos la carretera de "Sa Comuna" hasta la misma finca de "Cas Garriguer". Ésta se trata de una pista ancha sin asfaltar, que viene desde el pueblo de Bunyola, para el tránsito de coches hasta el área recreativa.
  Otro cruce de caminos La carretera de "Sa Comuna"
El área recreativa de "Cas Garriguer" es una zona que consta de unos servicios mínimos, donde se puede hacer fuego en los sitios adecuados para ello, consta de servicio público y mesas de madera con bancos. allí nos paramos a desayunar.
 
A esa hora de la mañana, aun no eran las 10, la casa estaba cerrada, y solamente pasaron algunos ciclistas que hacían rutas de montaña, ya que pasan varias por aquí. Así que, después de tomar el desayuno, nos volvimos a poner las mochilas y tomamos el camino de regreso.
  El pozo de "Cas Garriguer" Tomamos el desayuno
Antes de partir, hicimos algunas fotos de la casa y de su entorno, ya que se trata de una posesión bastante antigua. Retratamos el pozo, un pozo típicamente mallorquín, donde se conserva el resto de la manecilla para bombear el agua, así como unas antiquísimas escaleras de piedra muy gastadas por el paso de los años y la gente.
  "Cas Garriguer" Escaleras antiguas
Para tomar el camino de salida, nos fijamos en la primera referencia: un pozo de agua, con una portilla verde, frente a la cual se inicia un camino en ascenso, el cual debemos tomar. Este pozo, se encuentra a unos 50 metros hacía el sur de la casa, después de la última mesa de madera.
  El pozo con la portilla verde El camino frente al pozo
Poco después de ascender por este camino estrecho, llegamos a un camino más ancho, el cual debemos tomar hacía nuestra derecha y seguirlo. A partir de aquí hay que estar alerta con las indicaciones, pues el camino no está señalizado y podría ser fácil perderse.
  El camino principal Oquedades en la roca
Durante el camino, nos encontramos a nuestra izquierda, paredes rocosas, donde se pueden ir viendo diversas oquedades en las rocas. Por el lado derecho discurre un valle, por el cual discurre el "Camí de Sa Coma" y por el otro lado del mismo, la carretera de "Sa Comuna". A unos 10 minutos de "Cas Garriguer" nos encontramos con la primera bifurcación, donde debemos coger el camino de la derecha que inicia un ligero descenso.
  Más oquedades En la 1ª bifurcación cogeremos a la derecha
Al finalizar el descenso, el camino se vuelve en llano, y pronto nos encontramos con unos restos de una barraca a nuestra derecha y a nuestra izquierda con un viejo pozo. Nos acercaremos al pozo y desde allí veremos partir otro camino hacía la izquierda, el cual debemos tomar.
  Restos de una barraca El viejo pozo donde sale un camino que debemos tomar
Este nuevo camino que hemos tomado, ancho y claro, que empieza en claro descenso, pronto se vuelve en llano y justo, donde inicia un claro ascenso, debemos detenernos y poner atención a nuestra derecha, pues hay una señal que nos señala una senda que deberemos coger.
  Antes de iniciar el ascenso hay una señal a nuestra derecha
Esta senda es el camino que nos llevará a través de la "Coma d'en Buscante". Transcurre entre rocas y bosques de encina, con parajes de mucha sombra y de aspecto verdaderamente mágico.
 
Son muchos los rincones que invitarían a descansar o a tumbarse a la sombra, aunque si lo hiciésemos no acabaríamos la excursión en varios días.
  Parajes mágicos Entornos increíbles
El sendero sigue bajando entre estos parajes de ensueño, hasta que nos encontramos con una puerta de hierro, encajada en un arco de piedra, la cual debemos atravesar. Poco después de cruzar la misma, el sendero nos lleva hasta una zona llena de "Rotes", con sus correspondientes "Marges" para aprovechar la ladera de la montaña para la agricultura.
  Una puerta de hierro las "Rotes"
Acercándonos un poco más hasta la punta derecha, podemos divisar una magnífica vista panorámica hasta el "Cap Blanc". A nuestra izquierda queda las paredes escarpadas del "Puig de Na Marit"
  "Puig de Na Marit" Vista Panorámica
Al seguir descendiendo por el camino podemos observar más de cerca los "Marges" de los campos de olivares, y en la parte de abajo se divisa la casa de campo de la posesión.
  Los "Marges" más de cerca La casa de campo
A medida que llegamos más cerca de la casa, nos encontramos con que el camino que seguimos se une con el camino que sale de la casa, la cual queda a nuestra derecha. Seguimos adelante hasta llegar a la puerta de hierro que sale de la posesión, la cruzaremos y seguiremos el camino.
  El camino se junta con el camino que sale de la casa Hay que cruzar otra puerta
Siguiendo el camino que desciende en pronunciada pendiente, pasamos por delante de unas casas incrustadas en las rocas. Más adelante a nuestra derecha, un peñasco sobresale entre los árboles, aunque no la hemos podido identificar por su nombre, su imagen es perfectamente identificable por el caminante, así que incluimos su foto por si sirve de ayuda a alguien.
  Casas incrustadas en la roca Un peñasco sobresale muy visible entre los árboles
Al final de este camino ancho, nos encontramos con un camino asfaltado que debemos cruzar y dirigirnos a la entrada de una finca que se llama "Can Picarola". Justo a su lado derecho surge una senda que sigue paralela a la pared de la finca, la cual seguiremos.
  Llegamos a "Can Picarola" Hay que seguir esta senda
La senda nos llevará hasta otra puerta más de hierro, que deberemos cruzar, recordando dejarla de nuevo cerrada. seguiremos la senda, que continúa por debajo de una casa. Esta casa se llama "Cas Bergantet"
  Y otra puerta más Pasamos por debajo de la casa
Debemos atravesar el patio de la casa, aunque si queremos pararnos un momento, podremos disfrutar de las excelentes vistas del "Pla de Mallorca" que desde aquí se pueden observar.
  El patio de la casa Tiene una vista impresionante
Después de contemplar el paisaje, dejamos a nuestra derecha, definitivamente "Cas Bergantet", y seguimos por el camino que sale de la posesión, cruzando otra puerta más de hierro, que cuidaremos de dejar bien cerrada.
  "Cas Bergantet" Y otra Puerta
El camino, después de cruzar la puerta, se trata de un camino ancho y bien cuidado, para coches, que desciende serpenteando, entre árboles.
  El camino desciende serpenteando entre árboles
El camino, bastante largo, termina en otra puerta de hierro, que tiene una puerta lateral para caminantes, que será por donde pasaremos.
  El camino termina en otra puerta (como no)
Después de cruzar la puerta de hierro, el camino aún sigue otro tramo más entre bosque, y si nos fijamos bien, en distintos puntos se puede observar el trabajo hecho para la canalización del agua.
  El camino sigue entre bosque Canalización del agua
Al final este camino desemboca en el camino que venía por la "Coma Gran" desde "Cas Garriguer" y que se llama "Camí de Sa Coma", una vez lleguemos a él, deberemos cogerlo en dirección a la izquierda.
  Llegamos a otro camino Iremos hacía la izquierda
Seguiremos por el "Camí de Sa Coma" hasta llegar a la urbanización de "Els Cocons". Una vez allí debemos estar alerta de no confundirnos y seguir por el mismo "Camí de Sa Coma" que continúa por la izquierda al llegar a un transformador de corriente donde hay un cruce.
  El "Camí de Sa Coma" "Els Cocons"
El "Camí de Sa Coma" sigue ahora perfectamente asfaltado, hasta llegar a la Estación Eléctrica que suministra luz a toda esta comarca, donde el camino termina en la carretera que va de Santa María a Bunyola.
  La Estación Eléctrica
Una vez pasamos la Estación Eléctrica, el camino llega a la Carretera PM-202, que es la que va de Santa María a Bunyola y que nosotros cogeremos hacía la derecha, hacía Bunyola.
  Llegamos a la carretera Iremos a la derecha
La carretera la cogemos aproximadamente unos doscientos metros antes de llegar al punto Kilométrico 8. Un poco más adelante nos encontramos con el Cementerio de Bunyola.
  Es el Km. 8 de la PM-202 El cementerio
Pasado el cementerio, llegamos a la entrada del pueblo. Un poco más adelante hay una bifurcación, por la derecha es el Carrer d'Orient, y por la izquierda iremos de nuevo hacía la iglesia.
  La entrada de Bunyola Por la izquierda iremos de nuevo a la iglesia

Volver a Senderismo en Mallorca