El "Camí vell de Lluc" (5 de junio de 2004)

 

El "Camí Vell de Lluc", cuyas piedras fueron vueltas a colocar una a una por cuatro equipos de expertos "margers", empezó a adquirir gran importancia en la vida mallorquina en el siglo XIII, momento en que el monasterio se convirtió en lugar de frecuentes peregrinaciones religiosas. Fue Tony Reynés, el coordinador general del programa de rehabilitación de caminos antiguos de Mallorca, el que se encargó de recuperar el antiguo trazado, pues durante estos 8 siglos, el camino había sufrido diversas modificaciones: Del camino inicial, conocido entonces como "Camí de na Moltó", quedan restos en las proximidades del "Salt de la Bella Dona", por donde hoy transcurre el itinerario rehabilitado. En el s.XIV cambió de nombre, pasando a ser conocido como el "Camí de ses Creus", debido a que en su trazado se colocaron siete monumentos de piedra, conocidos como las siete cruces. Eran siete medallones, esculpidos en piedra por las dos caras por el mejor escultor de la época, Llorenç Tosquella, que representaban los 7 gozos de Maria "els 7 goigs de Nostra Senyora", alzados sobre una columna fija, sobre base escalonada. Los siete pasajes eran: la Anunciación, el Nacimiento, la Adoración, la Resurrección, la Ascensión, la venida del Espíritu Santo y la muerte y asunción de Maria.

Posteriormente, volvió a cambiar de nombre pasando a llamarse "Camí General", coincidiendo en los siglos XV, XVI y XVII con algunas modificaciones de su trazado. Sin embargo, la modificación más importante se produjo entre 1704 y 1709, cuando se construyó un camino, prácticamente nuevo, conocido popularmente como "Sa Llangonissa", con el fin de evitar el peligroso paso del "Grau", situado entre el "Barrancar" y el "Guix". La degradación del camino, con la pérdida de su uso e importancia popular, se inicia en 1884, cuando se construye la nueva carretera, cuyo trazado, no solo cruza y absorbe tramos del antiguo camino, sino que desvía aguas pluviales hacía el mismo, con su consiguiente deterioro de todos los elementos, fuera suelo de piedra o tierra, o los "marges". Así concluía una etapa de 6 siglos, durante la cual el camino había recibido todo el cuidado y atención propios de una vía estratégica, ya que era la que comunicaba todo el "Plá" con el monasterio. Para hacerse una idea de la importancia del camino, baste mencionar que la comunidad religiosa castigaba con la excomunión a quién lo dañase, mientras que premiaba con indulgencias a quién colaboraba con sus donativos o trabajos a su mantenimiento. Además, en todas las iglesias de Mallorca, existían cepillos destinados al mantenimiento del camino.

No fue hasta el año 1989 que el "Consell Insular de Mallorca", a través de su organismo "FODESMA" (Foment al Desenvolupament Econòmic i Social de Mallorca), emprendió la ardua tarea de rehabilitación de esta ruta, en colaboración con los Ayuntamientos de Escorca, Caimari y los "Antics Blauets"

 

Descripción del itinerario:

Para iniciar el camino, dejamos el coche en la salida del pueblo de Caimari, en una zona a mano derecha, a propósito para ello. Caimari es un pueblo, muy antiguo, famoso por su aceite, con denominación de origen, "Oli de Caimari", y por toda la zona abundan los olivares y las oliveras milenarias. Este pueblo se halla a unos 6 Kms. de Inca y su nombre proviene de la época romana cuando se llamaba "Cayus Marius"

El camino de ascenso se inicia a unos 300 metros de donde hemos dejado el coche, que debemos hacer por carretera. Enseguida encontramos el indicador de la carretera PM-213, que nos indica que Lluc se halla a 10 Km., aunque por el "Camí vell" hay 6 Km. Al final de una recta, se distingue la placa de piedra característica que conmemora a lo largo de los años, en distintos puntos del camino, la subida anual que hacen los palmesanos desde Palma a pie y que recibe el nombre de "d'es Güell a Lluc a Peu" y se hace de noche el primer sábado de agosto. Preparándonos Salida de Caimari
Por carretera hay 10 Km. Placa conmemorativa
Iniciamos el camino, como hemos dicho, a unos 300 metros de la salida de Caimari, por el camino señalizado como "PR-M-4" y según indica el letrero, tenemos por delante dos horas de camino, a buen paso. Así que nosotros, a nuestro paso, empezamos la subida, que a la postre realizaríamos, con descansos incluidos en 2 horas y 45 minutos.
Lo primero que se observa es el "Puig de n'Escuder", con algunas aperturas en sus laderas y las "Rotes", antiguas técnicas técnicas de cultivo, utilizadas para aprovechar la montaña. Este monte, cuenta con diversas leyendas de moros y bandoleros, como la de "n'Amet", un pastorcillo que tenían preso los moros y que en este monte lo quisieron utilizar para que les ayudase a  bajar con sus "alfabies" y él bajo el primero y una vez abajo, a medida que iban bajando los moros de uno en uno, los iba matando, quedando libre al final. Indicativo del camino iniciamos la subida
Puig de n'Escuder Aperturas y "Rotes" en la ladera
Siguiendo por el camino, nos encontramos con un tramo que está siendo rehabilitado, quizás producto de algún desmoronamiento por alguna tormenta. Un poco más adelante, y sin dejar de tener a la izquierda el "Puig de n'Escuder", pronto nos encontramos a nuestra derecha con el "Caball Bernat", una peña alta y puntiaguda, que también recibe el nombre de  "Filosa de la Mare de Deu", pues dicen que la Virgen hilaba por allí cerca y cuando oía rumor de gente acercándose, se escondía, pero una de esas veces, fue tan precipitada que se olvidó la "Filosa" y al regresar se encontró con la peña en su lugar.
Obras de rehabilitación "Caball Bernat"
Poco después del "Caball Bernat", nos encontramos con un excelente trabajo de los "margers", con un tramo de camino que asciende describiendo una curva, o su alternativa, un tramo de escaleras empedradas, que acortan el camino, los cuales nos conducirán hasta el siguiente punto de referencia obligada en el camino: "El Còdol d'en Seda"
  Escaleras empedradas O el camino más largo
El "Còdol d'en Seda", se trata de una gran piedra redonda que queda a nuestra izquierda en un paraje de árboles muy bonito, que dicen que cayó del "Puig de n'Escuder" y quedó al borde del camino. Cuenta la leyenda que tirar piedrecillas dentro del agujero que existe en la misma y acertar, trae buena suerte. También se la llama el "pedrolí del Gegant", que dicen dejó un gigante cuando se quitó unas piedrecillas de su zapato.
El trabajo de los "margers", queda patente en todo el camino, pero hay tramos, en los que se distingue el especial cuidado que pusieron en desalojar los pluviales, tanto los propios como los provinentes de la carretera nueva. Esto se hace muy visible en este tramo del "Còdol d'en Seda". Una anécdota de nuestra subida, es que justo al dejar atrás esta roca, y entrar en la parte sombría de árboles, empezamos a oír la música de una gaita que se acercaba, nos quedamos muy sorprendidos al cruzarnos con un "Xeremier" (gaitero tradicional de Mallorca) que hacía el camino a la inversa que nosotros, sin dejar de tocar, a toda marcha. "El Còdol d'en Seda" Tira la piedrecilla y acierta
Desalojo de pluviales Nos cruzamos con un "Xerimier"
A lo largo de todo el camino, son constantes las señalizaciones, pues a menudo nos encontramos con caminos o desvíos que cruzan el "Camí Vell", aparte de los tramos que son cruzados por la carretera nueva, como el tramo que hay antes de empezar la parte conocida como "Sa Costa Llarga", la parte más larga y costosa de toda la subida.
  Las señalizaciones son constantes a lo largo del camino
"Sa Costa Llarga" está caracterizada por la pronunciada pendiente en constante subida, por el camino de piedra, magníficamente rehabilitado por los "margers". A menudo, al darse la vuelta, uno no puede dejar de ir admirando el paisaje que, cada vez más alto, va quedando a nuestras espaldas, donde se ve perfectamente la ciudad de Inca, entre montañas.
  Así empieza la "Costa Llarga" Inca se ve al fondo
En uno de los múltiples cruces del camino con la carretera, nos encontramos una lápida recordatorio de homenaje a un soldado, que según reza, falleció en servicio durante la subida anual de los palmesanos a Lluc. En otro de los descansos, nos encontramos practicamente con que estábamos casi a la altura del "Puig de n'Escuder"
  Homenaje a un soldado muerto El "Puig de n'Escuder"
"Sa Costa Llarga" sigue transcurriendo en ascenso por entre árboles y pronto asoma en el horizonte el "Puig de n'Ali" topónimo que proviene de la época musulmana, y que tiene una altitud de 1037 metros y es uno de los puntos de ascensión para los aficionados al montañismo.
  Sigue la "Costa Llarga" "Puig de n'Ali" (1037 m)
Aproximadamente a mitad del camino, se unen camino y carretera durante un tramo de algo más de medio kilómetro, durante el cual queda a nuestra derecha un valle, con diversas posesiones. Después del tramo de carretera, reemprendemos de nuevo el "Camí vell" tras cruzar una puerta de hierro. En este punto indica que llevamos 45 minutos de marcha desde Caimari.
  Hay un tramo de carretera Bien señalizados
Al final de "Sa Costa Llarga", se encuentra el "Coll de Murtar" y el "Barracar", donde en el siglo XIV se construyó un porche para resguardar a los peregrinos y un aljibe para que se refrescaran. Se podría decir que se trata del primer "bar" construido en Mallorca. Es en este punto donde empieza el tramo denominado con el nombre de "Sa Llangonissa".
  Nos acercamos a un refugio Magnífica panorámica
Nosotros nos hemos encontrado en su lugar con una construcción moderna, a modo de refugio, con un magnífica vista panorámica, desde donde se divisa la población de Campanet al fondo, y una mesa de madera, con unos bancos, que nos sirvieron para tomar un poco de refrigerio antes de continuar.
Siguiendo por el camino conocido como "Sa Llonganissa", pronto aparece a nuestra derecha el "Puig dels Albellons"  Este tramo del camino tiene su final en el punto donde antiguamente empezaba el "Grau Major", que era el punto más peligroso del camino, pues se trataba de una bajada con pendiente muy pronunciada con curvas muy estrechas y cortas que parecían una escalera, de aquí le viene el nombre de "Grau".

Es en este punto donde se sitúa el milagro legendario del "Salt de la Bella Dona": Se trata de un caso en el que se cuenta que un matrimonio iba en procesión hacía el santuario, y el marido, que sospechaba que su esposa se entendía a escondidas con un pastorcillo, al pasar por este punto la empujó al vacío. Cual no sería su sorpresa que al llegar al santuario y entrar en la iglesia se encuentra con su esposa rezando delante de la Virgen.

Aquí se encuentra el punto más alto de toda la excursión, pues a partir de aquí y tras traspasar la "Bretxa Vella", se inicia el camino de descenso hacia el punto conocido como el "Coll de Sa Bataia". Desde este lugar se tiene una magnífica vista panorámica de distintos puntos de la isla, hasta la bahía de Alcudia.

Vale la pena parar un poco En este punto hay una mesa
"Puig dels Albellons" Un descanso en "La Llonganissa"
Hasta la bahía de Alcudia "El salt de la Bella Dona"
Hemos llegado al punto más alto Empieza el descenso hacía el "Coll de sa Bataia"
El camino de descenso hacía el "Coll de Sa Bataia" pasa por la posesión de "Es Guix", cuyo nombre proviene de que en esta posesión se sacaba yeso (guix en catalán) para la construcción. Por el camino nos encontramos con una fuente de agua fresca. El descenso es breve y pronto enlazamos de nuevo con la carretera que nos conduce en pocos metros finalmente al "Coll de Sa Bataia".
El "coll de Sa Bataia", recibe su nombre por una batalla que hubo en este punto en el año 1610 entre un grupo de "bandetjats" (bandoleros) y las tropas del Rey "Comissaris Reials". A pocos metro de aquí se encuentra el cruce de carreteras donde la carretera que va de Inca a Lluc la PM-213, termina en la carretera C-710 de Andratx a Pollença. Para ir por carretera, deberíamos coger hacía la derecha, es decir, hacía Pollença. Pero nosotros seguiremos el itinerario del "Camí vell" que transcurre por la urbanización de "Es Guix" Agua fresca para el caminante Enlazamos con la carretera
Llegamos al "Coll de sa Bataia" El cruce de Pollença  y Sóller
Despues de recorrer el tramo final de la carretera PM-213 y cruzar la C-710, en frente tenemos el indicador del camino que nos señala la dirección a seguir a través de la moderna urbanización "Es Guix". Mientras andamos por el camino asfaltado que cruza la misma, pronto empezamos a ver el valle donde se encuentra el santuario, y al fondo se divisa el "Puig Tomir", el tercer pico más alto de toda la isla (1103 m.)
Otras montañas que se distinguen durante el recorrido, también famosas entre montañeros y senderistas son el "Puig Roig" (1003 m.), al cual se le puede dar la vuelta en un circuito con unos paisajes espectaculares, y el segundo pico más alto de la isla el "Puig de Massanella" con sus 1348 metros. Pronto asoma entre los árboles, en medio de un frondoso valle, el santuario, que a medida que vas avanzando, vas descubriendo en todo su esplendor. Según cuenta la historia, un pastor encontró la imagen en unas rocas cerca de donde se encuentra actualmente la sacristía. Con el párroco, trasladaron la imagen de la virgen a la iglesia de "Sant Pere de Escorca", donde pertenecía el paraje, pero por la mañana la imagen había desaparecido, volviendo a aparecer en el mismo lugar donde fue hallada. Pasó esto otras dos veces, por lo que decidieron hacer un oratorio en este lugar. El primer documento que hace referencia a esta capilla, es un testamento que data del año 1268. Otro documento de 1273 da testimonio de una gran afluencia de peregrinos, a pesar de la peligrosidad del camino existente en aquel momento. El santuario fue elevado a "Colegiata", por el Papa Calixto III en el año 1456 y en el año 1526, el Prior Gabriel Vaquer, promulgó unos estatutos en los cuales destacaba la obligación de efectuar una misa matinal a Santa María, cantada por 6 niños. Este grupo de niños es el origen de los actuales "Blauets", llamados así por el color azul de su vestuario. Continuamos por "Es Guix" El "Puig Tomir" (1103 m.) al fondo
El "Puig Roig" (1003 m.) El "Puig de Massanella" (1348 m.)
Al llegar al final del camino, lo primero que encontramos a nuestra izquierda es "Sa Font Cuberta", llamada así debido a que antiguamente tenía un porche que la cubría. Esta fuente fué restaurada en el año 1890 y ha recibido otros nombres, como "Font dels Polls" (el "poll" era un tipo de árbol), o "Font des Pi". Esta fuente era la que abastecía el Santuario, aunque actualmente no da abasto para todo el consumo. También sobre la fuente existe la leyenda de otro milagro. Aquí se inicia el camino al revés "Sa Font Cuberta"
Inscripción en piedra Reproducción de la imagen
Desde el Santuario de Lluc, parten otras rutas y caminos de senderismo o montañismo. Es uno de los puntos de origen o destino de uno de los tramos del largo "GR-221". Y existe asimismo un centro de información sobre la "Serra de Tramontana", a la cual pertenece el mismo Santuario de Lluc.
  Salida de otras rutas Punto de información
Al llegar nos encontramos con el suelo cubierto de polen de los árboles, de tal forma que parecía nevado. En la parte exterior del santuario existe una área de descanso, con árboles, un gran aparcamiento, mesas y bancos de madera, fogones de barbacoa, leña, es decir, todo lo necesario para hacer una buena "torrada".
  El suelo lleno de polen Área de descanso
El paraje es excepcional, con rincones muy bonitos donde apetece pararse a descansar. Entre los carteles uno que llama la atención es el que reza: "Compartiu les coses" (compartid las cosas), al lado de una olivera con muchos años a sus espaldas, o mejor a su tronco.
  Mesas y bancos de madera Un cartel reza que hay que compartir
Siguiendo hacía el santuario, nos encontramos con un cartel que nos indicaba un punto de información y nos dirigimos hacía él. Se trata de la antigua "Casa Mitjé", una posesión pública, cuyo nombre es debido a que era llevada a medias entre dos propietario. Actualmente se ha rehabilitado y convertido en un centro de información sobre la "Serra de Tramontana", su flora y fauna.
Antes de entrar en el punto de información, nos encontramos a mano izquierda con unas muestras de algunas hierbas y plantas representativas de la isla, y un poco más adelante, con un pequeño puentecito de madera que al cruzarlo, por encima de un arroyo no muestra un mosaico con la descripción de la panorámica que tenemos enfrente y las montañas que se divisan. Un cartel señala un punto "i" "Casa Mitjé"
Gran vista panorámica
Al entrar, nos encontramos que en la primera sala nos hablan de la erosión "Kárstica", muy característica de la isla y sobre todo de esta zona, y de las formaciones de "lapiaz". Se trata de una erosión muy espectacular de las rocas que le dan un aspecto único. En la segunda sala nos hablan de la flora que se puede encontrar en toda la "Sierra de Tramontana". La tercera sala está dedicada al "Ferreret" (Alites Muletensis). Este ejemplar de rana totalmente autóctono de la isla, se encontraron restos fósiles en el año 1981 en Muletes (Sòller) , pensándose que se hallaba extinguido, pero, resultó que no era así. Su hábitat natural son los torrentes de montaña, donde su enemigo natural, la serpiente de agua no puede acceder. La cuarta y última sala esta dedicada a una especie en auténtico peligro de extinción: "Es Voltor". Se trata del ave rapaz más grande de Europa. totalmente protegida, y cuyo nido puede llegar a pesar una tonelada. La mayor población de estos animales se halla entre Escorca y Pollença
Explicación sobre el "lapiaz" Formaciones de "lapiaz"
"Es Ferreret" "Es Voltor"
Después de salir de "Casa Mitjé", emprendimos el camino final hacía el santuario, llegando a la explanada que hay enfrente, llamada "Plaça dels Pelegrins", donde se podía apreciar, por delante la gran fachada del propio santuario, a nuestra izquierda, distintas casas, una de las cuales correspondía al Ayuntamiento de Escorca, entidad municipal a la que pertenece el "Santuari de Lluc", y único municipio sin núcleo urbano en toda la isla.
  Fachada del Santuario Ayuntamiento de Escorca
En la parte derecha de la explanada, hay unos porches antiguos, que al entrar en ellos parecen transportarte a otra época. Se trata de la zona conocida popularmente como "Els Porxets", que fueron construidas en el año 1586 para dar acogida a los peregrinos y a sus cabalgaduras.
  Antiguas celdas de alojamiento, rehabilitadas. "Els Porxets"
Al final de "Els Porxets", está el acceso a mano derecha al jardín botánico del santuario y a la zona llamada "Acolliment", donde se celebran la misas cuando hay eventos con mucha asistencia de gente, como era el caso de esta semana, que coincidía con la "Diada del Malalt" de Mallorca, que traía gente enferma de toda la isla que venían en peregrinación hasta Lluc. En esta ocasión, la imagen de la Virgen fue trasladad al "Acolliment" para poder celebrar allí la misa.
  Era la "Diada del Malalt" Llevaron la "Moreneta" al "Acolliment"
La misa estuvo presidida por el Obispo de Mallorca, el Reverendísimo Monseñor Jesús Murguí. y contó con la presencia de un numeroso grupo de sacerdotes venidos de toda la isla, aparte del Prior del Santuario. Asimismo, pudimos oír "els Blauets", la segunda escolanía vocal más numerosa de España, después de la escolanía de Montserrat en Catalunya.
  Presidió la misa el "Obispo" Pudimos oír "els Blauets"
Después de la misa, nos dirigimos de nuevo al área de descanso para comer, descansar un poco, y después de haber disfrutado de una jornada tan completa, tomamos el autobús que hay de forma regular que realiza el itinerario de regreso hacía Caimari.
  Un día completo Regresamos en Autobús

Volver a Senderismo en Mallorca