El "Camí de Castelló" (29 de mayo de 2004)

 

El "Camí de Castelló" forma parte del antiguo trazado viario que enlazaba Soller con Deià, comunicando las distintas "Possessions" que encontraba a su paso. Este camino empieza en Deià y termina en la alquería de Castelló. La continuación hasta Sóller lo constituye el llamado "Camí del Rost". En total, contando ambos caminos, se trata de un trazado de unos 8 Km., los cuales transcurren por un camino, a veces empedrado y a veces escalonado. Antes de la construcción de la actual carretera, era una vía muy importante de comunicación y bastante frecuentada.

En la actualidad y desde 1988/89, el camino está siendo restaurado y limpiado por parte de la "Escola de Margers de Mallorca", que ha centrado su trabajo en dos niveles de actuación, además de podar y limpiar: la reconstrucción de "marges" desmoronados y la restauración del empedrado, todo según las técnicas artesanales tradicionales. (La información de la ruta la hemos obtenido del libro Caminos y Paisajes de Gaspar Valero)

Quisiéramos aprovechar este sitio, para felicitar a la "Escola de Margers de Mallorca" por esta y otras iniciativas similares, que están consiguiendo que se recuperen los mejores parajes naturales de la Isla de Mallorca.

Descripción del itinerario:

La excursión se inicia a partir de Deià, por la carretera que va a a Sóller (C-710 Pollensa-Andratx), aproximadamente a 1,5 Km. de Deià, pasado el punto kilométrico 60,300 y después de dejar a mano derecha el camino que conduce a Ca l'Abat, unos 25 pasos antes de llegar al punto de Hectómetro 200, existe un camino escalonado, debidamente señalizado con un letrero de "GR", justo al lado de una casa nombrada como "Roquissar".


Pronto nos encontramos con un camino asfaltado que transcurre entre chalets en sentido ascendente, provinente de la carretera. Debemos seguirlo unos metros, teniendo en cuenta que el camino se bifurca un poco más arriba, cerca de un chalet que tiene en la puerta de acceso rotulado el nombre de "Can Pedro". Es en este punto que la señalización de "GR" nos indica que debemos seguir hacía la izquierda. Así como, también después de otra subida en zig-zag, por el camino asfaltado, delante de otro chalet sin nombre en la puerta, pero que según parece se llama "Can Rosell" está la indicación del "GR", que nos indica que debemos coger un camino hacía la izquierda, sin asfaltar, el cual se trata, ya definitivamente, del "Camí de Castelló".

En ligera ascensión entre pinos y olivos, pronto se nos presenta una buena panorámica desde la cual se divisa Llucalcari hacía abajo, y al ampliar la visión, la cala de Deià la "Pedrissa" y los "Codols Blancs". Al continuar por el camino, por encima de la vertical de Llucalcari, descubrimos una roca al lado del camino con una extraña endidura en forma de pica de agua. Un poco más adelante, nos encontramos con una de las primeras actuaciones de la "Escola de Margers": Un gran peñasco se había desprendido y había destrozado gran parte del "marge" que servía de soporte del camino, el cual han rehecho, justo cuando nos encontramos con una casa moderna, y donde aun se pueden ver los restos del gran peñasco, a banda y banda de camino.

Después de otro rato de marcha, nos encontramos a la derecha con una escalera empedrada que asciende hacía unas pequeñas casas de recogedores de aceitunas y de "roters", como la de "Can Toni Boi", casi en ruinas, pero que hemos observado que está siendo reconstruida actualmente, quizás por la "Escola", aunque no hemos podido confirmar este punto. A partir de este punto, después de dejar esta escalera empedrada atrás, el camino sigue por el lado de "marjades", en las que se observan las siguientes características: Las escaleras que se utilizan para acceder a las "marjades" superiores; las fileras de "braó", que se destacan por ser una fila de piedras más grandes y dispuestas verticalmente, en línea más regular y que sirven para evitar los posibles desmoronamientos de las paredes, ofreciendo una estabilidad y resistencia capaces de parar los deslizamientos.
 

A los pocos minutos, después de dejar una pequeña casa a nuestra izquierda, llegamos a "Son Coll". La primera sorpresa es una serie de esculturas modernas que encontramos en medio del campo, al lado del camino, suponemos de algún escultor moderno que tiene allí su lugar de trabajo. La siguiente sorpresa es encontrarnos un tablón de madera con letras a fuego indicando que nos encontramos ante la "Posada del Rei Jaume I segle XIII", aunque debajo hay un cartel que indica que se trata de una propiedad privada y tiene prohibido el paso. Al parecer este casal fue construido realmente en el siglo XIII, y restaurado en diversas ocasiones, aunque a partir del siglo XIX fue objeto de algunas divisiones de propiedad y actualmente configura un pequeño núcleo de casas de distintos propietarios, entre las cuales podemos citar "Ca l'amo Joan" y el "Celler de Son Coll". La parte más antigua seguramente corresponde a la última que se observa en el trayecto, situada al nordeste, lugar en la que existe un patio abierto hacia el camino y varios portales, uno de arco semicircular y otro de arco escarzano. Aun conserva la almazara o "tafona" de viga.

Desde Son Coll, el camino desciende ligeramente, ofreciéndonos una preciosa vista de la cala de "Es Colomer", hasta llegar a una pequeña desviación a la izquierda, la cual tras un corto descenso nos lleva hasta la "Font de ses Mentides". Regresando de la fuente, nos encontramos una vez más el indicativo del camino "GR".
Siguiendo por el camino de Castelló, a los pocos metros nos encontramos con la pista asfaltada, la cual debemos atravesar y continuar en dirección a la finca de "Can Miquelet", siguiendo un cartel algo más rudimentario que hay en la pared de piedra. A unos pocos metros, a mano izquierda divisamos otra finca enorme.

El camino sigue, pasando por delante de esta finca y la de "Can Miquelet", y en discreta subida, rodeados de pinos, encinas y olivos, divisamos algún "Rotllo de Sitja".
Una vez alcanzamos el término municipal de Sóller, se llega a una zona de altas peñas que se alzan a la derecha del camino, a menudo, recubiertas de hiedra. El camino primero efectúa un descenso para, a continuación volver a ascender de forma escalonada, para poder franquear el desnivel producido por dichas peñas. Es en este punto donde se sitúa el paso más elevado de la excursión (270 m.) Es obligatorio efectuar una parada para contemplar el paisaje alcanzado. Mirando en dirección a Deià, se puede ver, abajo, "Sa Casa Nova", con su torre fortificada y una buena situación en la vertiente de la montaña, así como una magnífica panorámica de la costa.

Preparandonos Buenas vistas
Inicio del camino Señalización
En Can Pedro hay que ir a la izquierda Y en Can Rosell, también, a la izquierda.
"entre pinos y olivos"
"Una extraña endidura en la roca, en forma de pica" Escalera empedrada que sube a Can Toni Boi
Esculturas modernas en Son Coll ¿ Posada del Rei Jaume I ?
Celler de Son Coll Ca l'amo Joan
Otra casa de Son Coll La parte mas antigua de Son Coll
Cala de Es Colomer Un ligero descanso
Indicación para bajar a la fuente La fuente de "Ses Mentides"
Un árbol precioso Indicativo "GR"
Seguimos en dirección a "Can Miquelet" Otra finca enorme que queda a nuestra izquierda.
"Can Miquelet" Un "rotllo de sitja"
"Sa Casa Nova" Vista desde el punto más elevado de la excursión.
Siguiendo adelante, a los pocos metros nos encontramos con una barrera que nos permite acceder al "Olivar de Ca'n Prohom", al lado de una pared con algunos tramos desmoronados, lo cual nos indica que la "Escola de Margers" aun no ha actuado por aquí. Si paseamos por entre los olivos, podemos encontrarnos con algún antiguo "porxo de recollidores" y, según indica en su libro Gaspar Valero, andando en dirección al mar podríamos encontrarnos con un mirador con panorámica sobre el mar con unos "pedrissos" y una mesa de piedra, aunque esto no supimos encontrarlo. Con lo que si nos encontramos es con un precioso caballo blanco, el cual nos olvidamos de fotografiar. También nos encontramos con las primeras flores blancas de olivo.

Al llegar al final del Olivar, nos encontramos con una "Era de batre", en un punto alto, tal y como era preceptivo. Se trata de un a era de grandes dimensiones, alrededor de la cual rodea el camino que proviene del olivar y desciende hacía "Ca'n Prohom", siguiendo el cual se puede apreciar perfectamente el "marge" construido para evitar el desnivel. Al lado de la era hay un "bassal" de piedra.

Desde la misma era se puede contemplar una maravillosa vista panorámica en dirección al noroeste que nos presenta, de izquierda a derecha: el "puig de Baltix", la montaña de "Montcaire", el "puig de la Bassa" y, más a la derecha, la cima del "Puig Major". Asimismo también se divisa el pino alto que corono la colina de enfrente y que es conocido como "el Pi de l'Ensaimada".

Desde la era a las cases de "Ca'n Prohom" y "Ca'n Mico" hay escasamente unos doscientos metros, ya por camino de carro y bajando. Podemos optar por dar la vuelta a la era o por bajar por la "dressera" que baja por el lado de la pared donde señala el letrero del "GR".

Momento para tomar resuello "Porxo de recollidores"
La flor del olivo Ya nos acercamos a Ca'n Prohom
"El bassal" "S'era de batre"
Vista panorámica
"El pi de l'Ensaimada" desde la Era La entrada a Ca'n Prohom
Al llegar a "Ca'n Prohom", parece que termine el camino y es porqué hay que abrir la puerta de hierro que da acceso a la propiedad y atravesarla.

La casa, también dividida en varios propietarios, nos ofrece la posibilidad de tomar un refrigerio o comer, pues la primera parte que nos encontramos hace de restaurante. Desde su patio, se puede observar el "Pi de l'Ensaimada", con sus "marges" y algunas colmenas, así como al volver la vista hacía la parte de Sóller, se puede ver, entre los árboles, la Ermita de Castelló.
El "Camí de Castelló", continúa bajando por el otro lado de "Ca'n Prohom", hasta llegar a la Ermita de Castelló, punto donde termina y empezaría el "Camí del Rost" que nos llevaría en descenso hasta Sóller.

Ca'n Prohom Un refrigerio en la casa
"El Pi de l'Ensaimada" desde Ca'n Prohom, con algunos panales La ermita de Castelló desde Ca'n Prohom
La Ermita de Castelló se halla a unos escasos 100 metros de "Ca'n Prohom", en un pequeño cruce de caminos donde podemos observar los siguientes puntos de interés:

Por un lado un camino que desciende hasta la carretera asfaltada de Deià a Sóller.

Por otro lado la propia Ermita de Castelló, actualmente cerrada por su mal estado.

Allí está la entrada a la finca de "Ca'n Carabasseta", como nos indica una inscripción grabada en piedra.

También existe otra piedra conmemorativa de la rehabilitación del "Camí de Castelló" efectuada por la "Escola de Margers de Mallorca".

La ermita de Castelló Aquí se juntan los dos caminos
El indicador de Ca'n Carabasseta Piedra conmemorativa de la rehabilitación de l"Escola de Margers"
Es en este punto donde nosotros damos por terminada nuestra excursión y emprendemos el camino de regreso, durante el cual nos encontramos con la niebla procedente del mar que parecía que iba a cubrirnos aunque al final nos pasó por encima y reapareció el sol.


Durante toda la travesía no faltaron lugares encantadores donde hacernos fotos o hacer fotos a los paisajes y aunque las hemos puesto casi todas, hemos puesto mucha atención a poner fotos que puedan servir a otras personas que quieran realizar esta misma ruta.
 

Iniciando el camino de regreso La niebla hizo acto de presencia
Los parajes son encantadores e invitan a hacer muchas fotos

Volver a Senderismo en Mallorca